Tren de levitación magnética

tren de levitación magnética japón

Los trenes de levitación magnética utilizan el magnetismo para levitar sobre las vías por las que viajan. Son más rápidos, más eficaces y más respetuosos con el medio ambiente que los modernos trenes con ruedas. Es posible que algún día, la tecnología de levitación magnética sea común en todo el mundo. Este artículo repasa la historia de estos trenes, su funcionamiento y sus ventajas e inconvenientes. También analiza la importancia de la ingeniería eléctrica en el desarrollo del maglev, y cómo los ingenieros eléctricos pueden convertir esta tecnología en la próxima revolución del transporte.

Imagine un tren sin ruedas. En lugar de rodar por la vía, flota silenciosamente y se desliza suavemente desde el origen hasta el destino sin tocar nunca un raíl. Puede parecer ciencia ficción, pero ya existen ejemplos de esta tecnología en varios lugares del mundo. Se conocen como trenes de levitación magnética (derivado del término magnetic levitation). Estas locomotoras futuristas ofrecen muchas posibilidades nuevas y emocionantes para viajar. Tienen el potencial de ser más rápidas, más seguras y más eficientes energéticamente que los sistemas de transporte convencionales. Aunque estos trenes son escasos y distantes entre sí, son un hervidero de investigación en la comunidad de ingeniería eléctrica. Como resultado, el maglev podría ser común antes de lo que se piensa.

ventajas de los trenes de levitación magnética

El tren de levitación magnética de Shanghai o Transrapid de Shanghai (en chino: 上海磁浮示范运营线) es una línea de tren de levitación magnética (maglev) que opera en Shanghai. Es el tren de levitación magnética comercial más antiguo que sigue en funcionamiento, y el primer tren de levitación magnética comercial de alta velocidad con una velocidad de crucero de 431 km/h (268 mph).

La línea de tren conecta el Aeropuerto Internacional de Pudong de Shanghái y la estación de Longyang Road (en las afueras del centro de Pudong), donde los pasajeros pueden intercambiar con el metro de Shanghái para continuar su viaje al centro de la ciudad. La línea no forma parte de la red de metro de Shanghai, que opera su propio servicio al aeropuerto de Pudong desde el centro de Shanghai y la estación de Longyang Road. Su construcción costó 39,759 millones de dólares por kilómetro[3]. La balanza de pagos de la línea ha sido muy deficitaria desde su inauguración.

En sus primeros años de funcionamiento, la Shanghai Maglev Transportation Development Co. Ltd, la empresa que gestiona la línea, tuvo más de mil millones de RMB de pérdidas[4]. Sin embargo, la falta de rentabilidad de la línea se debe a su construcción para vislumbrar el futuro de la infraestructura ferroviaria de China, como la conversión de toda su red de trenes de alta velocidad en maglev, más que a una solución de mercado viable para obtener beneficios de los viajeros[5].

tren de levitación magnética: china

El maglev (de levitación magnética) es un sistema de transporte ferroviario que utiliza dos conjuntos de imanes: uno para repeler y empujar el tren fuera de la vía, y otro para hacer avanzar el tren elevado, aprovechando la falta de fricción. En determinadas rutas de «medio alcance» (normalmente de 320 a 640 km), el maglev puede competir favorablemente con el tren de alta velocidad y el avión.

Con la tecnología de levitación magnética, el tren se desplaza a lo largo de una guía de imanes que controlan la estabilidad y la velocidad del tren. Aunque la propulsión y la levitación no requieren piezas móviles, los bogies pueden moverse en relación con el cuerpo principal del vehículo y algunas tecnologías requieren el apoyo de ruedas retráctiles a velocidades inferiores a 150 kilómetros por hora (93 mph). Esto se compara con las unidades múltiples eléctricas que pueden tener varias docenas de piezas por bogie. Por tanto, los trenes de levitación magnética pueden ser en algunos casos más silenciosos y suaves que los trenes convencionales y tienen el potencial de alcanzar velocidades mucho mayores[1].

Los vehículos de levitación han establecido varios récords de velocidad, y los trenes de levitación pueden acelerar y desacelerar mucho más rápido que los trenes convencionales; la única limitación práctica es la seguridad y la comodidad de los pasajeros, aunque la resistencia al viento a velocidades muy altas puede causar costes de funcionamiento que son de cuatro a cinco veces mayores que los del ferrocarril de alta velocidad convencional (como el Tokaido Shinkansen)[2] La energía necesaria para la levitación no suele ser un gran porcentaje del consumo total de energía de un sistema de levitación de alta velocidad[3] Superar la resistencia, que hace que todo el transporte terrestre consuma más energía a velocidades más altas, es lo que más energía requiere. La tecnología Vactrain se ha propuesto como medio para superar esta limitación. Los sistemas de maglev han sido mucho más caros de construir que los sistemas de trenes convencionales, aunque la construcción más sencilla de los vehículos de maglev hace que sean más baratos de fabricar y mantener[cita requerida].

cómo funcionan los trenes de levitación magnética

El tren de levitación magnética con motor lineal tiene una velocidad máxima de 100 kilómetros por hora (62 mph), flota 8 milímetros (0,31 in) por encima de la vía cuando está en movimiento, y está pensado como una alternativa a los sistemas de metro convencionales, no de alta velocidad. La línea tiene nueve estaciones y una longitud de 8,9 kilómetros, con un radio de acción mínimo de 75 metros y una pendiente máxima del 6%. La construcción de la vía costó 60.000 millones de yenes (575 millones de dólares) y los trenes Linimo, construidos por Nippon Sharyo, 40.500 millones de yenes (380 millones de dólares)[4].

Los trenes de la línea fueron diseñados por la Chubu HSST Development Corporation, que también explotó una pista de pruebas en Nagoya[1]. Fueron construidos por Nippon Sharyo, con un coste de 40.500 millones de yenes (380 millones de dólares)[4] Los trenes son composiciones fijas de 3 vagones (Mc1+M+Mc2). Los coches finales (Mc Car) miden 14,0 metros de largo y el coche central (M Car) 13,5 metros, lo que da una longitud total de 43,3 metros[1]. El coche Mc tiene capacidad para 34 personas sentadas y 46 de pie, y el coche M para 36 personas sentadas y 48 de pie, lo que supone una capacidad total por tren de 244.[1] Los coches tienen una construcción semimonocasco de aluminio soldado, con dos puertas de emergencia en cada extremo del coche y dos puertas de 1.200 milímetros (47 pulgadas) por lado[1].