Caracteristicas de la escultura barroca española

La arquitectura barroca española en filipinas

El Barroco es un periodo de estilo artístico que comenzó alrededor de 1600 en Roma, Italia, y se extendió por la mayor parte de Europa durante los siglos XVII y XVIII. En el uso informal, la palabra barroco describe algo que es elaborado y muy detallado.

Los factores más importantes de la época barroca fueron la Reforma y la Contrarreforma, y se considera que el desarrollo del estilo barroco está estrechamente vinculado a la Iglesia católica. De hecho, la popularidad del estilo fue fomentada por la Iglesia Católica, que había decidido en el Concilio de Trento que las artes debían comunicar temas religiosos y una implicación emocional directa en respuesta a la Reforma Protestante. El arte barroco se manifestó de forma diferente en los distintos países europeos debido a sus singulares climas políticos y culturales.

El estilo barroco se caracteriza por la exageración de los movimientos y la claridad de los detalles utilizados para producir dramatismo, exuberancia y grandeza en la escultura, la pintura, la arquitectura, la literatura, la danza y la música. La iconografía barroca era directa, obvia y dramática, y pretendía apelar sobre todo a los sentidos y las emociones.

Artistas barrocos españoles

El Barroco español introdujo un realismo visual similar al del resto de Europa, con pinceladas fluidas y sin contornos visibles, a menudo sombrías o lúgubres. España había luchado y perdido guerras con los Países Bajos e Inglaterra, agotando sus finanzas. La Inquisición de la iglesia católica influyó en los artistas y en el estilo religioso. Los artistas españoles eran maestros de la sencillez y pintaban con colores terrosos, negándose a pintar en el estilo ostentoso del barroco italiano utilizando los símbolos alegóricos fluyentes de la religión católica. Diego Velázquez (1599-1660) fue el pintor español más importante del Barroco. Velázquez fue un artista notable a una edad temprana, creando obras maestras técnicas cuando era un adolescente. A los 18 años ya era considerado un maestro de la pintura y trabajó como pintor en la corte del rey de España durante más de 30 años.

  Comprar madera de haya

Hacia 1650, Velázquez viajó a Italia y pintó el Retrato del Papa Inocencio X (9.16); muchos historiadores consideran que es uno de los retratos más elegantes jamás pintados. El brillo de la capa de seda roja genera sutiles reflejos de color, creando un punto focal en el cuadro. Velázquez incorporó un efecto dramático al utilizar el rojo en una variedad de formas a lo largo de la mayor parte del cuadro. Las ropas de verano de lino blanco producen un contraste y resaltan la dignidad del Papa en su trono cuando está a punto de levantarse y entregarnos el billete en su mano izquierda. Los retratos, por lo general, se pintan para retratar las buenas cualidades de una persona, sin embargo, Velázquez siempre pintó lo que veía, representando a las personas tal y como eran. El retrato del Papa Inocencio X inició un estilo distintivo de pintura en la corte formal, gente corriente expresada de forma factual, colocada en poses naturales.

La arquitectura barroca española

El Barroco (Reino Unido: /bəˈrɒk/, Estados Unidos: /bəˈroʊk/; francés: [baʁɔk]) es un estilo de arquitectura, música, danza, pintura, escultura y otras artes que floreció en Europa desde principios del siglo XVII hasta la década de 1740. En los territorios de los imperios español y portugués, incluida la Península Ibérica, continuó, junto con nuevos estilos, hasta la primera década del siglo XIX. Siguió al arte renacentista y al manierismo y precedió a los estilos rococó (en el pasado, a menudo denominado “barroco tardío”) y neoclásico. Fue fomentado por la Iglesia católica como medio para contrarrestar la simplicidad y austeridad de la arquitectura, el arte y la música protestantes, aunque el arte barroco luterano se desarrolló también en algunas partes de Europa[1].

  La marsellesa escultura wikipedia

En las artes decorativas, el estilo emplea una ornamentación abundante e intrincada. El alejamiento del clasicismo renacentista tiene sus propias formas en cada país. Pero una característica general es que en todas partes el punto de partida son los elementos ornamentales introducidos por el Renacimiento. El repertorio clásico está abarrotado, es denso, se superpone, está cargado, para provocar efectos de choque. Los nuevos motivos introducidos por el Barroco son: la cartela, los trofeos y las armas, las cestas de frutas o flores, y otros, realizados en marquetería, estuco o tallados[2].

Barroco español vs. barroco italiano

El Barroco español introdujo un realismo visual similar al del resto de Europa, con pinceladas fluidas y sin contornos visibles, a menudo sombrías o lúgubres. España había luchado y perdido guerras con los Países Bajos e Inglaterra, agotando sus finanzas. La Inquisición de la iglesia católica influyó en los artistas y en el estilo religioso. Los artistas españoles eran maestros de la sencillez y pintaban con colores terrosos, negándose a pintar en el estilo ostentoso del barroco italiano utilizando los símbolos alegóricos fluyentes de la religión católica. Diego Velázquez (1599-1660) fue el pintor español más importante del Barroco. Velázquez fue un artista notable a una edad temprana, creando obras maestras técnicas cuando era un adolescente. A los 18 años ya era considerado un maestro de la pintura y trabajó como pintor en la corte del rey de España durante más de 30 años.

  Exposiciones interesantes en madrid

Hacia 1650, Velázquez viajó a Italia y pintó el Retrato del Papa Inocencio X (9.16); muchos historiadores consideran que es uno de los retratos más elegantes jamás pintados. El brillo de la capa de seda roja genera sutiles reflejos de color, creando un punto focal en el cuadro. Velázquez incorporó un efecto dramático al utilizar el rojo en una variedad de formas a lo largo de la mayor parte del cuadro. Las ropas de verano de lino blanco producen un contraste y resaltan la dignidad del Papa en su trono cuando está a punto de levantarse y entregarnos el billete en su mano izquierda. Los retratos, por lo general, se pintan para retratar las buenas cualidades de una persona, sin embargo, Velázquez siempre pintó lo que veía, representando a las personas tal y como eran. El retrato del Papa Inocencio X inició un estilo distintivo de pintura en la corte formal, gente corriente expresada de forma factual, colocada en poses naturales.