Dido y eneas escultura

Dido y eneas

Siempre que reproduzcas la imagen debes atribuir a los creadores originales (reconocer al artista o artistas originales y a la persona/organización que tomó la fotografía de la obra) y a cualquier otro titular de derechos.

La imagen representa el encuentro entre el príncipe troyano Eneas y la reina cartaginesa Dido, tal como se describe en el Libro I de la «Eneida» de Virgilio. Tras el saqueo de Troya, Eneas y sus seguidores naufragan en la costa del norte de África, cerca de la ciudad de Cartago. Allí, Eneas se encuentra con su madre, Venus, disfrazada de cazadora. Ella le cuenta la triste historia de Dido, que se vio obligada a huir de su hogar en Tiro y a construir una nueva ciudadela en Cartago. Venus envuelve a Eneas y a su compatriota Acates en un manto de niebla para que puedan penetrar en la ciudadela de Dido sin ser detectados. Al entrar en el templo de Juno, Eneas ve a Dido sentada en su trono, dando la bienvenida a varios de sus compañeros troyanos que creía ahogados en el reciente naufragio, y expresando su deseo de ver a su «rey» Eneas. En ese momento la niebla se despeja y Eneas revela su identidad a Dido. Este es el momento preciso que retrata la Danza.

Pintura de dido y eneas

La primera idea para la composición, posteriormente modificada considerablemente, parece haber sido la acuarela del cuaderno «Studies for Pictures: Isleworth» de hacia 1804-5 (XC-21; repr. en color Wilkinson 1974, p. 106, a partir de 1811). Hay otro estudio de composición, junto con varios estudios de figuras, en el cuaderno de bocetos «Hespérides (1)» de aproximadamente la misma fecha (XCIII-5; y 4 verso y 5 verso-7 respectivamente). Finberg sugiere que es este cuadro, y no Cruzando el arroyo (nº 130, q.v.), el que Cyrus Redding identificó como basado en un paisaje de Devonshire, pero esto parece poco probable, salvo posiblemente en el sentido más general.

El más joven de los Trimmer, en un relato recogido por Thornbury, dice de los «equi effrenati… sin bridas» que su padre le había dicho a Turner que «los caballos libios no tenían bridas, y Turner dijo que lo sabía, aunque dudo que sus opiniones sean confirmadas por los críticos modernos».

John Gage sugiere que ésta era la «Dido» que Ambrose Johns quería tomar prestada de Turner para una exposición en Plymouth en 1815, aunque Dido Building Carthage ha sido el candidato más favorecido (véase la carta de Turner de 4 de noviembre de 1815, Gage op. cit., p. 64, y nº 131[N00498]).

Dido y eneas

Eneas, Anquises y Ascanio es una escultura del artista italiano Gian Lorenzo Bernini creada hacia 1618-19. La escultura, que se encuentra en la Galería Borghese de Roma, representa una escena de la Eneida, en la que el héroe Eneas conduce a su familia desde el incendio de Troya[1].

El grupo de tamaño natural muestra tres generaciones de la familia de Eneas. El joven es Eneas, que lleva al hombro a un hombre mayor, su padre, Anquises. Mira hacia el lado con una fuerte determinación. El linaje de Eneas, procedente de los dioses -su madre es Afrodita-, se acentúa a través de la piel de león que rodea su cuerpo. (La piel de león suele representar el poder, y a menudo se relaciona con Hércules, descendiente de Zeus[2]). Detrás de Eneas sigue su joven hijo, Ascanio.

La estatua fue realizada por Bernini cuando tenía veinte años, aunque a menudo se piensa que contó con la ayuda de su padre, Pietro Bernini[2]. A través de su padre, el joven Bernini fue ganando fama en los círculos más altos de Roma; las famosas esculturas manieristas de Pietro fueron encargadas incluso por el Papa. A través de algunos encargos menores para el Papa Pablo V, Gianlorenzo empezó a ser reconocido como un escultor muy prometedor. El Papa no podía creer que alguien tan joven pudiera esculpir semejante obra. Esas esculturas, especialmente las antiguas, acabaron llamando la atención del cardenal Scipione Borghese, que amaba las artes, el dinero y la belleza física masculina, y que era el hombre más poderoso de Roma después del Papa. [6]

La caza real de dido y eneas

Eneas, Anquises y Ascanio es una escultura del artista italiano Gian Lorenzo Bernini creada hacia 1618-19. La escultura, que se encuentra en la Galería Borghese de Roma, representa una escena de la Eneida, en la que el héroe Eneas conduce a su familia desde el incendio de Troya[1].

El grupo de tamaño natural muestra tres generaciones de la familia de Eneas. El joven es Eneas, que lleva al hombro a un hombre mayor, su padre, Anquises. Mira hacia el lado con una fuerte determinación. El linaje de Eneas, procedente de los dioses -su madre es Afrodita-, se acentúa a través de la piel de león que rodea su cuerpo. (La piel de león suele representar el poder, y a menudo se relaciona con Hércules, descendiente de Zeus[2]). Detrás de Eneas sigue su joven hijo, Ascanio.

La estatua fue realizada por Bernini cuando tenía veinte años, aunque a menudo se piensa que contó con la ayuda de su padre, Pietro Bernini[2]. A través de su padre, el joven Bernini fue ganando fama en los círculos más altos de Roma; las famosas esculturas manieristas de Pietro fueron encargadas incluso por el Papa. A través de algunos encargos menores para el Papa Pablo V, Gianlorenzo empezó a ser reconocido como un escultor muy prometedor. El Papa no podía creer que alguien tan joven pudiera esculpir semejante obra. Esas esculturas, especialmente las antiguas, acabaron llamando la atención del cardenal Scipione Borghese, que amaba las artes, el dinero y la belleza física masculina, y que era el hombre más poderoso de Roma después del Papa. [6]