Donde nacio la escultura

Wikipedia

Alberto Giacometti nació el 10 de octubre de 1901 en Borgonovo (Stampa), un pequeño pueblo de la Suiza italiana. Su padre, Giovanni Giacometti (1868-1933), era un conocido pintor neoimpresionista suizo. Giovanni Giacometti y Annetta Stampa tuvieron otros tres hijos: Diego (1902-1985), Ottilia (1904-1937) y Bruno (1907-2012). Los pintores Cuno Amiet y Ferdinand Hodler fueron los padrinos de Alberto y Bruno.

Alberto Giacometti pasó su infancia en Stampa. Siendo muy joven, fue iniciado por su padre en el dibujo y la pintura. En diciembre de 1914, realiza su primera escultura: un busto de su hermano Diego, que se convierte en su principal modelo. Su hermano Bruno, su hermana Ottilia y su madre también se sentaron para él.

Interrumpe sus estudios y se matricula en la Escuela de Bellas Artes, y después en la Escuela de Artes y Oficios de Ginebra. Bajo la influencia de su padre, realiza varios cuadros de estilo neoimpresionista.

Abandona la escuela. Acompañó a su padre a Venecia, donde Giovanni representó oficialmente a Suiza en la Bienal. Alberto descubrió a Tintoretto, y luego visitó Padua, donde vio los frescos de Giotto. En noviembre, visitó Florencia, donde descubrió el arte egipcio, seguido de Roma. La influencia de la escultura egipcia fue crucial para la evolución de su arte.

Camila claudel

El artista Adolph «Ad» Reinhardt (estadounidense, 1913-1967) comentó en una ocasión: «La escultura es algo con lo que te tropiezas cuando retrocedes para mirar un cuadro». A pesar de que Reinhardt creía en la preeminencia de la pintura respecto a la escultura, las obras de arte tridimensionales han resistido la prueba del tiempo -literalmente y en sentido figurado-. Los materiales utilizados para hacer esculturas, como la piedra y el bronce, son monumentos duraderos que pueden resistir los elementos del exterior. Además, los materiales como el bronce son muy costosos; los monumentos hechos de bronce pueden establecer la prosperidad y el poder de una sociedad o gobierno en las mentes colectivas de las generaciones venideras.

Juventud victoriosa, griego, 300-100 a.C. Los artistas de la Grecia clásica alcanzaron un alto grado de naturalismo en la escultura de la forma humana. Este naturalismo, sin embargo, está muy idealizado, enfatizando una perfección casi antinatural del cuerpo humano.

Dado que la escultura suele ocupar el espacio del mismo modo que lo hacen los seres humanos, podemos identificarnos con la escultura de un modo diferente al de la pintura. A diferencia de la pintura, que tradicionalmente representa una ilusión de espacio tridimensional en una superficie plana, la escultura habita realmente el espacio que comparte el espectador. Además, la escultura es táctil: se puede tocar y sentir sus diferentes texturas y formas. Por último, mirar la escultura es una actividad dinámica: la obra cambia a medida que el espectador se mueve en el espacio y el tiempo.

El beso

Gian Lorenzo Bernini nació el 7 de diciembre de 1598 en Nápoles. Se formó con su padre, el escultor manierista Pietro Bernini, que se trasladó a Roma cuando Bernini era un niño. Al poco tiempo de llegar a Roma, Bernini fue presentado al Papa Pablo V, que quedó impresionado por la habilidad del joven. Bernini adquirió un conocimiento detallado de la antigüedad gracias a la colección papal en el Vaticano y también a sus primeros trabajos de restauración de antigüedades para la colección de la villa del cardenal Scipione Borghese. La piel suave y flexible que contrasta con el denso pelaje de su joven Cabra amaltea con el niño Júpiter y un cervatillo (1609-15) muestra su talento precoz y su estrecha observación de la naturaleza.

Las primeras obras importantes de Bernini se realizaron bajo el mecenazgo del cardenal Escipión y permanecen hasta hoy en la Villa Borghese. En este contexto, Bernini se vio obligado a trabajar con temas clasicistas, consciente de la presión de crear piezas que inevitablemente serían juzgadas junto a auténticas antigüedades y obras de maestros modernos como Caravaggio. El temprano Eneas huyendo de Troya muestra una sorprendente verosimilitud en el tratamiento de la juventud y la vejez, la resignación y la beligerante obstinación. Sus obras más maduras, como Apolo y Dafne y David, detienen al espectador en su camino, ofreciéndole visiones alucinantes de temas ovidianos y un tratamiento sin precedentes del David bíblico, cuyo giro dinámico no deja al espectador ninguna duda de que está en el lugar de Goliat.

Alberto giacometti

La escultura es la rama de las artes visuales que opera en tres dimensiones. Es una de las artes plásticas. Los procesos escultóricos duraderos utilizaban originalmente la talla (la eliminación de material) y el modelado (la adición de material, como la arcilla), en piedra, metal, cerámica, madera y otros materiales pero, desde el Modernismo, ha habido una libertad casi total de materiales y procesos. Una gran variedad de materiales pueden ser trabajados por extracción, como la talla, ensamblados por soldadura o modelado, o moldeados o fundidos.

La escultura en piedra sobrevive mucho mejor que las obras de arte en materiales perecederos, y a menudo representa la mayor parte de las obras que se conservan (aparte de la cerámica) de las culturas antiguas, aunque a la inversa, las tradiciones de la escultura en madera pueden haber desaparecido casi por completo. Sin embargo, la mayor parte de la escultura antigua estaba pintada de forma brillante, lo que se ha perdido[2].

La escultura ha sido fundamental en la devoción religiosa de muchas culturas, y hasta los últimos siglos las esculturas de gran tamaño, demasiado costosas para ser creadas por particulares, solían ser una expresión de la religión o la política. Entre las culturas cuyas esculturas han sobrevivido en cantidad se encuentran las del antiguo Mediterráneo, la India y China, así como muchas de América Central y del Sur y África.