Escultura de la marsellesa

Fue el escultor de animales más famoso de todos los tiempos

François Rude (4 de enero de 1784 – 3 de noviembre de 1855) fue un escultor francés, más conocido por la Salida de los Voluntarios, también conocida como La Marsellesa en el Arco del Triunfo de París. (1835-36).[1] Su obra expresa a menudo temas patrióticos, así como la transición del neoclasicismo al romanticismo.[2]

François Rude nació el 4 de enero de 1784 en la calle Petite-Poissonnerie (calle François Rude) de Dijon. Su padre era herrero y cerrajero, que enseñó a Rude el oficio de forjador de hierro, para que pudiera hacerse cargo del negocio familiar. En 1799, a la edad de quince años, a pesar de la resistencia de su padre, comenzó a tomar cursos en la Escuela de Bellas Artes de Dijon, situada en el Palacio de los Duques de Borgoña, mientras seguía trabajando en el negocio familiar. Su profesor era el conservador adjunto del museo de Dijon, Louis Fremiet. Rude aprendió tanto el dibujo como la escultura, utilizando modelos clásicos. Fremiet ayudó a proteger a Rude de ser reclutado por el ejército de Napoleón y, en 1808, lo envió a París para que continuara sus estudios[3].

Escultura de la salida de los voluntarios

François Rude (4 de enero de 1784 – 3 de noviembre de 1855) fue un escultor francés, conocido sobre todo por la Salida de los Voluntarios, también conocida como La Marsellesa en el Arco del Triunfo de París. (1835-36).[1] Su obra expresa a menudo temas patrióticos, así como la transición del neoclasicismo al romanticismo.[2]

François Rude nació el 4 de enero de 1784 en la calle Petite-Poissonnerie (calle François Rude) de Dijon. Su padre era herrero y cerrajero, que enseñó a Rude el oficio de forjador de hierro, para que pudiera hacerse cargo del negocio familiar. En 1799, a la edad de quince años, a pesar de la resistencia de su padre, comenzó a tomar cursos en la Escuela de Bellas Artes de Dijon, situada en el Palacio de los Duques de Borgoña, mientras seguía trabajando en el negocio familiar. Su profesor era el conservador adjunto del museo de Dijon, Louis Fremiet. Rude aprendió tanto el dibujo como la escultura, utilizando modelos clásicos. Fremiet ayudó a proteger a Rude de ser reclutado por el ejército de Napoleón y, en 1808, lo envió a París para que continuara sus estudios[3].

Salida de los voluntarios

François Rude (4 de enero de 1784 – 3 de noviembre de 1855) fue un escultor francés, más conocido por la Salida de los voluntarios, también conocida como La Marsellesa en el Arco del Triunfo de París. (1835-36).[1] Su obra expresa a menudo temas patrióticos, así como la transición del neoclasicismo al romanticismo.[2]

François Rude nació el 4 de enero de 1784 en la calle Petite-Poissonnerie (calle François Rude) de Dijon. Su padre era herrero y cerrajero, que enseñó a Rude el oficio de forjador de hierro, para que pudiera hacerse cargo del negocio familiar. En 1799, a la edad de quince años, a pesar de la resistencia de su padre, comenzó a tomar cursos en la Escuela de Bellas Artes de Dijon, situada en el Palacio de los Duques de Borgoña, mientras seguía trabajando en el negocio familiar. Su profesor era el conservador adjunto del museo de Dijon, Louis Fremiet. Rude aprendió tanto el dibujo como la escultura, utilizando modelos clásicos. Fremiet ayudó a proteger a Rude de ser reclutado por el ejército de Napoleón y, en 1808, lo envió a París para que continuara sus estudios[3].

Rude la marsellesa

François Rude (4 de enero de 1784 – 3 de noviembre de 1855) fue un escultor francés, más conocido por la Salida de los Voluntarios, también conocida como La Marsellesa en el Arco del Triunfo de París. (1835-36).[1] Su obra expresa a menudo temas patrióticos, así como la transición del neoclasicismo al romanticismo.[2]

François Rude nació el 4 de enero de 1784 en la calle Petite-Poissonnerie (calle François Rude) de Dijon. Su padre era herrero y cerrajero, que enseñó a Rude el oficio de forjador de hierro, para que pudiera hacerse cargo del negocio familiar. En 1799, a la edad de quince años, a pesar de la resistencia de su padre, comenzó a tomar cursos en la Escuela de Bellas Artes de Dijon, situada en el Palacio de los Duques de Borgoña, mientras seguía trabajando en el negocio familiar. Su profesor era el conservador adjunto del museo de Dijon, Louis Fremiet. Rude aprendió tanto el dibujo como la escultura, utilizando modelos clásicos. Fremiet ayudó a proteger a Rude de ser reclutado por el ejército de Napoleón y, en 1808, lo envió a París para que continuara sus estudios[3].