Escultura de los museos vaticanos

Colección del museo del vaticano

¿Puede viajar ya a Roma? Visite esta página para conocer las normas.¿Qué es el Pase Verde Italia? ¿Cómo se puede conseguir? Visite esta página para averiguarlo.¿Busca las últimas noticias sobre el Coronavirus en Roma Italia? Visite esta página.

Hay tanto que ver en los Museos Vaticanos que si lo enumerara todo aquí, esta página sería demasiado larga. Y, francamente, por muchas veces que haya visitado los Museos Vaticanos, ¡siempre veo algo nuevo! Tanto si es la primera vez que visitas los Museos Vaticanos, como si tienes poco tiempo y sólo quieres asegurarte de ver lo más destacado, hay algunas obras importantes en los Museos Vaticanos que no deberías perderte.Algunas de ellas son cosas que verás independientemente de cómo visites los museos. Por ejemplo, todo el mundo acaba en la Capilla Sixtina, así que no hay posibilidad de perdérsela. Pero hay otras cosas que tendrá que decidir si las incluye. Además, algunas de las cosas de esta lista son salas enteras, por lo que le indicaré qué es lo más importante que debe ver allí.En orden de recorrido por los museos, estos Museos Vaticanos que hay que ver incluyen, pero no se limitan a:

Foro romano

Está planeando su segundo (o tercer, o cuarto, o quinto) viaje a Roma. Convencido de que la primera vez apenas ha rozado la superficie, le apetece volver a visitar los Museos Vaticanos, pero quiere pasar menos tiempo peleándose con las multitudes en las Salas de Rafael y la Capilla Sixtina y recibiendo gritos de los malhumorados guardias de seguridad. Por suerte para usted, las colecciones del Vaticano son tan vastas que si está preparado para salirse un poco de los caminos trillados, descubrirá que toda la experiencia de visitar los museos se transforma. Dado que la principal afluencia de visitantes se dirige precisamente a los lugares más destacados del Vaticano (que ya ha visto), tiene la oportunidad de escapar de las multitudes para descubrir algunas de las colecciones más singulares y extravagantes del museo. Siga leyendo para conocer nuestra guía de 10 de nuestros lugares favoritos menos conocidos de los Museos Vaticanos. Por supuesto, hay sorpresas a la vuelta de cada esquina, así que considere esta breve guía como una forma de abrir el apetito: al final de su visita, seguro que tendrá su propia lista de artefactos fascinantes que todo el mundo parece ignorar alegremente.

Datos de los museos del vaticano

Los Museos Vaticanos (italiano: Musei Vaticani; latín: Musea Vaticana) son los museos públicos de la Ciudad del Vaticano. En ellos se exponen obras de la inmensa colección acumulada por la Iglesia católica y el papado a lo largo de los siglos, entre las que se encuentran varias de las esculturas romanas más renombradas y las obras maestras del arte renacentista más importantes del mundo. Los museos contienen unas 70.000 obras, de las cuales 20.000 están expuestas,[1] y actualmente emplean a 640 personas que trabajan en 40 departamentos diferentes de administración, estudio y restauración[4].

El Papa Julio II fundó los museos a principios del siglo XVI[5] La Capilla Sixtina, con el techo y la pared del altar decorados por Miguel Ángel, y las Stanze di Raffaello (decoradas por Rafael) se encuentran en el recorrido de los visitantes por los Museos Vaticanos[6].

La pinacoteca estuvo alojada en el Apartamento Borgia hasta que Pío XI ordenó la construcción de un edificio específico. El nuevo edificio, diseñado por Luca Beltrami, se inauguró el 27 de octubre de 1932[16]:

Escultura del vaticano detrás del papa

¿Qué mejor lugar para ver algunas de las mejores obras de arte del mundo que la famosa Ciudad del Vaticano? Conocida por ser el centro del arte antiguo, la cultura tradicional y la iglesia católica, la ciudad rebosa de belleza. Con edificios repletos de increíbles obras de arte, que conforman más de 7 kilómetros de galerías de arte repartidas por toda la región. Pero con tantas obras que ver, ¿por dónde empezar? Los innumerables e interminables pasillos y edificios pueden confundirle y hacer que se pierda algunas de las mejores obras. Por eso, se lo hemos puesto fácil, enumerando las mejores obras maestras que no debería perderse.