Escultura y relieve romano

Características de la escultura romana

Explicación: Un relieve es una escultura tallada en una gran pizarra de piedra o metal, con sus figuras elevadas sobre un fondo plano. Un bajorrelieve es una forma de relieve con muy poca profundidad entre la talla y el fondo, mientras que un altorrelieve tiene mucha más profundidad. Ninguno de los dos términos indica el nivel de ornamentación de la talla.

Explicación: La mayor parte de la escultura romana, y el arte de todo tipo, se basaba en gran medida en ejemplos griegos, y a menudo puede ser difícil distinguir entre un original romano y una copia romana de una escultura griega. Sin embargo, un rasgo distintivo importante de la escultura romana es el retrato. Los retratos romanos mostraban a sus sujetos con todas sus imperfecciones, ya que se consideraba que mostraban mundanidad y sabiduría.

Explicación: El proceso de cera perdida consiste en tallar primero la cera en forma de miembro o de cabeza, y luego utilizarla como molde para el bronce caliente, de modo que sea más ligero y más realista. La encáustica también es un proceso que implica la cera, pero es pintura de cera y no escultura de cera. En la actualidad, este proceso se considera perdido porque, después de que los griegos dejaran de utilizarlo, pasó de moda y nunca se reprodujo adecuadamente.

Columna de marco aurelio

El estudio de la escultura romana se complica por su relación con la escultura griega. Muchos ejemplos, incluso de las esculturas griegas más famosas, como el Apolo Belvedere y el Fauno Barberini, sólo se conocen por las «copias» romanas imperiales o helenísticas. En su momento, los historiadores del arte consideraron que esta imitación indicaba una estrechez de la imaginación artística romana, pero, a finales del siglo XX, el arte romano comenzó a ser reevaluado en sus propios términos: algunas impresiones de la naturaleza de la escultura griega pueden basarse, de hecho, en el arte romano.

Los puntos fuertes de la escultura romana se encuentran en el retrato, donde se preocupan menos por el ideal que los griegos o los antiguos egipcios, y producen obras con mucho carácter, y en las escenas narrativas en relieve. Los ejemplos de escultura romana se conservan en abundancia, en total contraste con la pintura romana, muy practicada pero que se ha perdido casi en su totalidad. Los autores latinos y algunos griegos, especialmente Plinio el Viejo en el libro 34 de su Historia Natural, describen estatuas, y algunas de estas descripciones coinciden con las obras existentes. Aunque una gran cantidad de escultura romana, especialmente en piedra, sobrevive más o menos intacta, a menudo está dañada o fragmentada; las estatuas de bronce de tamaño natural son mucho más raras, ya que la mayoría han sido recicladas por su metal[1].

El orador

El estudio de la escultura romana se complica por su relación con la escultura griega. Muchos ejemplos, incluso de las esculturas griegas más famosas, como el Apolo Belvedere y el Fauno Barberini, sólo se conocen a partir de «copias» romanas imperiales o helenísticas. En su momento, los historiadores del arte consideraron que esta imitación indicaba una estrechez de la imaginación artística romana, pero, a finales del siglo XX, el arte romano comenzó a ser reevaluado en sus propios términos: algunas impresiones de la naturaleza de la escultura griega pueden basarse, de hecho, en el arte romano.

Los puntos fuertes de la escultura romana se encuentran en el retrato, donde se preocupan menos por el ideal que los griegos o los antiguos egipcios, y producen obras con mucho carácter, y en las escenas narrativas en relieve. Los ejemplos de escultura romana se conservan en abundancia, en total contraste con la pintura romana, muy practicada pero que se ha perdido casi en su totalidad. Los autores latinos y algunos griegos, especialmente Plinio el Viejo en el libro 34 de su Historia Natural, describen estatuas, y algunas de estas descripciones coinciden con las obras existentes. Aunque una gran cantidad de escultura romana, especialmente en piedra, sobrevive más o menos intacta, a menudo está dañada o fragmentada; las estatuas de bronce de tamaño natural son mucho más raras, ya que la mayoría han sido recicladas por su metal[1].

Principios de la escultura romana

El arte de los bajorrelieves esculpidos fue uno de los géneros estatuarios romanos más importantes. Este medio permitía al artista representar escenas complejas, y el resto de la escultura puede decirnos mucho sobre el estilo de vida romano, los acontecimientos importantes y el equipamiento y las tácticas militares.

Los escenarios de los bajorrelieves romanos son, en su mayoría, históricos, y se desarrollan de una forma narrativa característica de los romanos. Con apariencia helenística o de estilo completamente diferente, los relieves arquitectónicos siempre representaban campañas militares, como por ejemplo en la columna de Trajano, o eventos conmemorativos y ceremonias religiosas, como los del Ara Pacis Augustae o Altar de la Paz Augusta, construido en honor a Augusto.

En los bajorrelieves del Ara Pacis, la procesión imperial lleva ofrendas hacia el altar, con cierto parecido a los relieves del Partenón. No sólo las escenas de la procesión pueden asemejarse a las del templo griego de Atenea, sino también la forma característica de acabado y ordenación de las formas