Danae recibiendo la lluvia de oro museo del prado

Danae recibiendo la lluvia de oro museo del prado

Danae mitología griega

Ya escribí un post sobre el Museo del Prado en el que definía este museo como la expresión del gusto y la personalidad de los distintos soberanos de España y ahora quiero haceros descubrir las obras que no os podéis perder antes de salir del museo.

La Infanta Margarita Teresa es la figura central del cuadro, está rodeada de sus sirvientes y damas de honor, mientras que en la parte izquierda de la obra se puede vislumbrar al propio Velázquez mientras pinta el retrato, y al fondo se puede ver a sus padres, Felipe IV y Mariana de Austria reflejados en un espejo.

La Maja vestida y la Maja desnuda se han convertido en unos de los cuadros más famosos del arte español, no sólo por ser dos obras maestras de Goya, sino también por la curiosidad del tema. No hay que olvidar que el desnudo en España estaba limitado y controlado por la Inquisición española.

A las obras que he mencionado en este post, sólo añadiría otras tres obras maestras imperdibles que describí en el post Por qué deberías visitar Madrid si eres un amante del arte: 5 obras maestras para ver, donde encontrarás “El jardín de las delicias” de El Bosco, “El retrato ecuestre de Carlos V” de Tiziano y “El tres de mayo de 1808″ de Francisco Goya.

Danaë y la lluvia de oro orazio

Según el mito, Acrisio, el rey griego de Argos, el Oráculo de Delfos declaró que cambiará su propio nieto, que en el futuro dará a luz a una hija del rey, la hermosa Danae. Asustado por la profecía, Acrisio encarceló a Danae, su ser en la torre, donde no consigue ninguno de los mortales. La belleza de Danae cautivado por Zeus. Dios del trueno penetró en ella en forma de lluvia dorada. De este contexto, nació el héroe Perseo.

  Museo ciencia naturales madrid

La primera versión de “Danae “Tiziano escribió en 1544-1545, por orden del cardenal Alessandro Farnese, uno de los hombres más ricos de Italia (según los rumores, el modelo era la amante del cardenal, una famosa cortesana apodado ángel). La imagen almacenada en el Nápoles, Museo de Capodimonte, y difiere de todas las versiones posteriores del elenco de personajes: todo el resto será vieja enfermera (o criada). En la primera versión de la heroína no era: en cambio, a los pies de Danae es Cupido con alas y el arco, que es bastante lógico, dado el estilo de vida de un modelo, que fue escrito imagen. Y la mítica lluvia de oro adquiere en este sentido, bastante nuevos matices de significado.

Dánae y zeus

Aquí está la magnífica representación de Tiziano de la fábula en la que Dánae, la hija de Acrisio, rey de Argos, fue encerrada en una torre por su padre. Éste quería evitar que tuviera hijos, porque el Oráculo le había dicho que sería asesinado por su nieto. Sin embargo, Zeus se enamoró de Dánae y la poseyó convirtiéndose en una lluvia de oro. De su unión nació Perseo, el héroe que mató a la Medusa y salvó a Andrómeda. Al participar en los Juegos Olímpicos, mató accidentalmente a Acrisio al lanzar una jabalina, cumpliendo así la profecía del Oráculo.

  Museo nacional de arqueología subacuática cartagena

El cuadro está compuesto por un soberbio desnudo femenino, visto de frente. Tiziano lo envió al rey Felipe II junto con otro cuadro, Venus y Adonis, que también cuelga en esta sala, en el que el desnudo femenino se ve de espaldas.

La lluvia cae sobre Dánae en maravillosos tonos dorados. A la derecha del cuadro, podemos ver a una anciana, una especie de casamentera, que intenta recoger algunas de las gotas de oro. Tal vez el artista intentaba referirse al amor pagado en oro… El perrito faldero era un elemento habitual que se mostraba junto a las modelos, y solía pertenecer a las cortesanas.

Significado de la lluvia de oro

Dánae representa un mito clásico que inspiró a artistas de todas las épocas. Según se cuenta en las Metamorfosis de Ovidio, Dánae era una princesa de Argos, cuyo padre, Acrisio, la encerró en una torre de bronce para evitar que se quedara embarazada después de que un oráculo hubiera predicho que su nieto mataría al rey. Finalmente, el rey fue responsable de su fe. El misterio creado en torno a la extraordinaria belleza de Dánae y su reclusión atrajo a Zeus, que tomó la forma de lluvia dorada para encontrarse con la joven y seducirla. De esta relación nació su hijo, Perseo. Sintiendo de nuevo el impulso de actuar sobre el destino, Acrisio metió a su hija y a su hijo recién nacido en un cofre para que fueran a la deriva en el mar, pero Zeus y su hermano Poseidón se encargaron de que la pareja llegara a la orilla. Cuando Perseo llegó a la edad adulta, cumplió la profecía, matando a su abuelo sin saberlo como parte de un dual olímpico.

Representada por primera vez en las cerámicas de la Antigüedad, Dánae fue aumentando su representación a lo largo de la historia del arte. Si bien la pintura religiosa tuvo la máxima importancia en los inicios del Renacimiento, en el siglo XVI se acuñaron las jerarquías en el arte figurativo, situando las pinturas históricas y mitológicas como temas alternativos de predilección. Por su parte, el viejo maestro flamenco Jan Gossaert representó a Dánae a modo de anunciación -con paños azules y rayos de sol sobre su cabeza que representaban al Spiritus Sanctus-, mientras que su homólogo italiano Antonio da Correggio la mostró con cupidos en una visión igualmente divina de la procreación. Otros artistas del Renacimiento, como Tiziano y Tintoretto, se apartaron de los temas religiosos en sentido estricto, con representaciones de Dánae en las que cada vez se destaca más su desnudez, y en las que aparecen monedas de oro en lugar de lluvia (probablemente previendo nuestro uso de Danaes, las fichas exclusivas de la plataforma para la compra de la creación intelectual y las ediciones de obras de arte digitales).

  Museo de la revolucion la habana