Retrat dadele bloch-bauer i

la noche estrellada

Con el próximo estreno de la película «La mujer de oro», hemos pensado que es un buen momento para volver a hablar de uno de nuestros artistas favoritos en Flame Tree, Gustav Klimt. La mujer de oro», como ya sabrá, se basa en la historia real del intento de Maria Altman de reclamar el retrato de su tía, Adele Bloch-Bauer I. Ya hemos hablado de las obras de Klimt con gran detalle, como «El beso» y el «Árbol de la vida». Con la llegada de la película, volvemos a las obras de Klimt y exploramos a la mujer que hay detrás del cuadro. ¿Quién era Adele Bloch-Bauer?

Mientras estudiaba en la Kunstgewerbeschule, el talento de Klimt era muy apreciado. Sus profesores le consiguieron encargos remunerados mientras estudiaba, y en poco tiempo Klimt era un artista consolidado.

Formado como artista tradicional, Klimt pronto se sumó al deseo artístico de apartarse de la tradición. Se unió a la Secesión de Viena, un grupo de artistas sin manifiesto que acogía a artistas que trabajaban en todos los estilos. Sus objetivos eran acabar con el aislamiento cultural de Viena, acogiendo a artistas del extranjero y dando a conocer su obra en otros países; ofrecer exposiciones de arte independientes sin comités de selección; tomar sus propias e independientes decisiones creativas sin tener que atenerse a expectativas estrictas. Klimt fue elegido su primer presidente y, con la ayuda de un contrato de arrendamiento del gobierno sobre un terreno público, construyeron una sala de exposiciones. Sobre la entrada, las palabras «Der Zeit ihre Kunst. Der Kunst ihre Freiheit» («A cada época su arte. Al arte su libertad»), un comentario del crítico de arte Ludwig Hevesi (1843-1910).

la madre de whistler

Este cuadro, que tardó tres años en completarse, fue encargado por el acaudalado industrial Ferdinand Bloch-Bauer, que ganaba su dinero en la industria azucarera. Ferdinand Bloch-Bauer era partidario de las artes, especialmente de Klimt, y le encargó otro retrato de su esposa Adele en 1912. Adele Bloch-Bauer fue la única persona que fue pintada dos veces por Klimt. Este cuadro es quizá más famoso no por su calidad artística, sino por su escandalosa historia desde su inicio. A su muerte, Adele Bloch-Bauer deseaba que el cuadro se entregara a la Galería Estatal de Austria, pero fue confiscado por el avance de las fuerzas alemanas en la Segunda Guerra Mundial. En 1945, Ferdinand Bloch-Bauer designó los cuadros como propiedad de sus sobrinos, entre ellos Maria Altmann. Sin embargo, el gobierno austriaco conservó la propiedad del cuadro, que no fue devuelto a la familia Altmann hasta 2006, tras una larga batalla judicial. El cuadro se vendió entonces en una subasta por 135 millones de dólares, que en aquel momento fue el precio más alto pagado en una subasta por un cuadro. Ahora se expone en la Neue Art Gallery de Nueva York.

wikipedia

Maria Altmann nació el 18 de febrero de 1916 en Viena, Austria-Hungría, como hija de Marie Therese (de soltera Bauer, 1874-1961) y Gustav Bloch (1862-1938)[1] El apellido se cambió al año siguiente por el de Bloch-Bauer[2].

Era sobrina de Adele Bloch-Bauer, una acaudalada mecenas judía que sirvió de modelo para algunos de los cuadros más conocidos de Klimt y que acogió un renombrado salón vienés que atraía regularmente a los artistas más destacados de la época, como Gustav Mahler, Richard Strauss, Arthur Schnitzler, Johannes Brahms, Franz Werfel, Alma Mahler, Leo Slezak, Otto Wagner, George Minne, Karl Renner, Julius Tandler y Klimt. [1] [3] [4] En los años 30, Maria era muy amiga del actor vienés y pronto trasplantado a Hollywood Walter Slezak [5] Su sobrino era el empresario y mecenas canadiense Peter Bentley [6].

Poco después de que María llegara a Los Ángeles, Bernhard Altmann le envió por correo un jersey de lana de cachemira -un tejido de lujo que aún no estaba muy extendido en Estados Unidos- acompañado de la nota: «Mira lo que puedes hacer con esto». Maria llevó el jersey a los grandes almacenes Kerr’s de Beverly Hills y atrajo a multitud de compradores en California y en todo Estados Unidos para los jerséis de cachemira de Bernhard Altmann. María se convirtió en la imagen de la cachemira en California y acabó creando su propio negocio de ropa. Entre sus clientes estaba Caroline Brown Tracy, la madre del actor Spencer Tracy[4].

mickey

Adele murió en 1925; en su testamento pedía que las obras de arte de Klimt se dejaran a la Galería Belvedere, aunque éstas pertenecían a Ferdinand, no a ella. Tras el Anschluss de Austria por parte de la Alemania nazi, Ferdinand huyó de Viena y se dirigió a Suiza, dejando atrás gran parte de su riqueza, incluida su gran colección de arte. El cuadro fue robado por los nazis en 1941, junto con el resto de los bienes de Ferdinand, tras una acusación de evasión fiscal contra él. Los activos obtenidos de las supuestas ventas de obras de arte, propiedades y su negocio de azúcar se compensaron con la reclamación de impuestos. El abogado que actuaba en nombre del Estado alemán entregó el retrato a la Galería Belvedere, alegando que cumplía los deseos que Adele había formulado en su testamento. Ferdinand murió en 1945; su testamento establecía que su herencia debía ir a parar a su sobrino y dos sobrinas.

Gustav Klimt nació en 1862 en Baumgarten, cerca de Viena, en Austria-Hungría[1]. Asistió a la Escuela de Artes y Oficios de Viena (en alemán: Kunstgewerbeschule Wien) antes de aceptar encargos con su hermano, Ernst, y un compañero de estudios, Franz von Matsch, a partir de 1879[2]. Durante la década siguiente, además de varios encargos privados de retratos, pintaron murales interiores y techos en grandes edificios públicos, como el Burgtheater, el Kunsthistorisches Museum y el techo del Gran Salón de la Universidad de Viena[3][4].