Pinturas de la capilla sixtina

Techo de la capilla sixtina: la creación de eva

Este artículo incluye una lista de referencias, lecturas relacionadas o enlaces externos, pero sus fuentes no están claras porque carece de citas en línea. Por favor, ayude a mejorar este artículo introduciendo citas más precisas. (Agosto de 2017) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de la plantilla)

El techo de la Capilla Sixtina, pintado por Miguel Ángel entre 1508 y 1512, es una de las obras de arte más conocidas del Alto Renacimiento. En el centro de la decoración del techo se encuentran nueve escenas del Libro del Génesis, de las cuales La Creación de Adán es la más conocida, reproduciéndose las manos de Dios y de Adán en innumerables imitaciones. El complejo diseño incluye varios conjuntos de figuras individuales, tanto vestidas como desnudas, que permitieron a Miguel Ángel demostrar plenamente su destreza en la creación de una enorme variedad de poses para la figura humana, y que han proporcionado un libro de modelos enormemente influyente para otros artistas desde entonces.

Los profetas de Israel y las sibilas del mundo pagano predijeron la llegada del Mesías. Ambos han sido incluidos por Miguel Ángel como señal de que el Mesías (Jesucristo) iba a venir no sólo para los judíos, sino también para los gentiles (personas no judías).

Nombre del cuadro de la capilla sixtina

La Capilla Sixtina fue construida por el Papa Sixto IV en el Vaticano, inmediatamente al norte de la Basílica de San Pedro, y se terminó de construir hacia 1481. Sus paredes fueron decoradas por una serie de pintores renacentistas que figuraban entre los artistas más apreciados de la Italia de finales del siglo XV, como Ghirlandaio, Perugino y Botticelli. [La capilla se enriqueció aún más bajo el papa Julio II con la pintura del techo realizada por Miguel Ángel entre 1508 y 1512 y con la pintura del Juicio Final, encargada por el papa Clemente VII y terminada en 1541, también por Miguel Ángel[2] Los tapices de la grada inferior, hoy más conocidos por las Caricaturas de Rafael (diseños pintados) de 1515-16, completaron el conjunto.

  Colores que combinan con el amarillo

En conjunto, las pinturas conforman el mayor esquema pictórico del Renacimiento. Individualmente, algunas de las pinturas de Miguel Ángel en el techo se encuentran entre las obras más notables del arte occidental jamás creadas[a] Los frescos de la Capilla Sixtina y, en particular, el techo y los lunetos que lo acompañan de Miguel Ángel han sido objeto de varias restauraciones, la más reciente entre 1980 y 1994. Esta última restauración tuvo un profundo efecto en los amantes del arte y los historiadores, ya que se revelaron colores y detalles que no se habían visto durante siglos. Otros, como el historiador de arte James Beck, de ArtWatch International, se han mostrado muy críticos con la restauración, afirmando que los restauradores no se han dado cuenta de las verdaderas intenciones del artista. Este es el tema de un debate continuo.

Capilla sixtina

Miguel Ángel recibió el encargo del Papa Julio II della Rovere en 1508 de repintar el techo de la Capilla Sixtina, pintado anteriormente por Piero Matteo d’Amelia con un cielo estrellado. La obra se completó entre 1508 y 1512. Pintó el Juicio Final sobre el altar, entre 1535 y 1541, por encargo del Papa Pablo III Farnesio. Este fresco monumental cubre toda la pared del fondo de la capilla, lo que hizo que se borraran los frescos pintados en la época de Sixto IV: las primeras figuras de los papas, las dos primeras escenas de la vida de Cristo y de la vida de Moisés, la imagen de la Virgen de la Asunción (de Perugino), junto con los dos primeros lunetos, que representan los Antepasados de Cristo pintados al fresco anteriormente por el propio Miguel Ángel. Los dos grandes ventanales colocados en la pared del altar se cerraron.

  Puertas pintadas con dibujos

El profeta daniel

El techo de la Capilla Sixtina (en italiano: Soffitto della Cappella Sistina), pintado por Miguel Ángel entre 1508 y 1512,[1] es una obra fundamental del arte del Alto Renacimiento. El techo es el de la Capilla Sixtina, la gran capilla papal construida en el Vaticano entre 1477 y 1480 por el Papa Sixto IV, que da nombre a la capilla. Fue pintado por encargo del Papa Julio II. En la capilla se celebran los cónclaves papales y muchos otros servicios importantes[2].

Los diversos elementos pintados del techo forman parte de un esquema más amplio de decoración dentro de la capilla, que incluye el gran fresco El Juicio Final en la pared del santuario, también de Miguel Ángel, pinturas murales de varios pintores importantes de finales del siglo XV, como Sandro Botticelli, Domenico Ghirlandaio y Pietro Perugino, y un conjunto de grandes tapices de Rafael, que ilustran gran parte de la doctrina de la Iglesia católica[3][4].

  Pinturas monto carta de colores

En el centro de la decoración del techo se encuentran nueve escenas del Libro del Génesis, de las cuales La Creación de Adán es la más conocida, con un valor icónico sólo igualado por la Mona Lisa de Leonardo da Vinci, ya que las manos de Dios y Adán se reproducen en innumerables imitaciones. El complejo diseño incluye varios conjuntos de figuras individuales, tanto vestidas como desnudas, que permitieron a Miguel Ángel demostrar plenamente su destreza en la creación de una enorme variedad de poses para la figura humana y que han proporcionado un libro de modelos enormemente influyente para otros artistas desde entonces.