Puertas abiertas teatro opiniones

La conexión humana | Preguntas y respuestas

Creemos en la magia del teatro, y esa magia es para todos. Sin embargo, hay algo que se llama etiqueta teatral -y conocimientos generales- cuando decides dar el salto y ver tu primer espectáculo. A continuación, encontrará algunas pautas generales y consejos profesionales para aprovechar al máximo su visita al teatro.

ANTES DE LLEGAR AL TEATRO1. Las colas para ir al baño en el teatro suelen ser largas, por no hablar de que los baños suelen estar en la planta baja del sótano o en el entresuelo, lo que significa que hay que subir muchas escaleras (lo que no siempre es bueno con tacones o con niños pequeños o personas mayores). Utilice el baño antes de llegar. Se alegrará de haberlo hecho.

2. Si puede, intente no llevar al teatro mochilas grandes o bolsas de la compra. Las filas de un teatro de Broadway suelen estar muy juntas, y los asientos pueden resultar estrechos. Además, todas las bolsas serán registradas por los servicios de seguridad al entrar en el teatro. Cuanto menos equipaje, mejor.

3. No existe un código de vestimenta oficial para asistir a un espectáculo de Broadway, lo que significa que no le echarán del teatro por ir demasiado informal. Sin embargo, Broadway puede ser una ocasión especial. Los esmóquines y los vestidos de gala ya no son la norma, pero piense en lo que podría llevar para una cena. “Ver a la gente arreglarse para el singular evento de un espectáculo de Broadway es lo más glorioso”, dice el actor Jefferson Mays. “Siempre se me alegra el corazón cuando salgo por la puerta del escenario y veo a algún chico con pajarita y chaqueta o vestido como un personaje de la obra porque lo han oído antes”. (Nota al margen: los teatros pueden ser fríos, así que tal vez quieras llevar un jersey).

  La función que sale mal - teatro calderón

Rose y Giovanni Quickstep a Love Is an Open Door de

En Chance, de Jeff Mustard, la última propuesta del podcast Open-Door Playhouse, dos pacientes de hospital entablan una improbable amistad. Dirigida por Dennis Gersten, la obra de audio sigue a una joven que sufre una sobredosis en un intento fallido de suicidio y a un hombre mayor que, mientras intenta donar un riñón a un completo desconocido, descubre que tiene cáncer. Al principio, los dos parecen estar enfrentados, pero la curiosidad y la simpatía acaban por imponerse. Mientras los dos pacientes esperan una cura, intercambian historias y descubren que hay un poco de ternura en todos, por muy hastiados que estén.

Chance se siente menos como una obra completa y más como una instantánea. Sólo dura 20 minutos, y no tenemos mucha acción ascendente o descendente, ni tampoco una inmersión profunda en la vida de los personajes. Pero lo que tenemos, aparte de una o dos escenas cortas que parecen un poco innecesarias, está bien equilibrado y bien elegido. Incluso a partir de esta breve instantánea, los personajes emergen como fuertes y contundentes. Amber (la mujer joven, interpretada por Sue Gisser) es más bien exasperante, pero tal vez ese sea el objetivo. En cualquier caso, hace que la escena final, el punto álgido de la obra, en la que Amber se abre por fin lo suficiente como para compartir su lado más tierno, sea aún más poderosa.

  Teatro reina victoria anfiteatro

Cine en casa ¡¡Mejor gabinete de TV!! – BDI Octave Media

Director de algunas de las producciones shakesperianas más sensacionales de la Inglaterra del siglo XX, y ahora director del innovador Centro Internacional de Creación Teatral de París, Brook es un director de escena y profesor enormemente influyente e importante. Por desgracia, este escaso volumen, compuesto en parte por discursos transcritos sobre su filosofía del teatro, no ofrece nada que sea nuevo para los lectores de El espacio vacío. Aquellos que no estén familiarizados con ese libro anterior, muy superior, pueden disfrutar de las ardientes descripciones de Brook de un teatro ideal que combina forma y contenido – “el lugar de encuentro entre las grandes cuestiones de la humanidad -la vida, la muerte- y la dimensión artesanal, que es muy práctica, como en la alfarería”-, pero incluso ellos pueden sentir que el autor se basa principalmente en abstracciones grandiosas en una obra que parece más un refrito de viejas ideas que una exploración de nuevas fronteras. El último capítulo, “No hay secretos”, tiene al menos la virtud de ser específico, ya que Brook analiza la evolución de su reciente producción de La Tempestad. (Octubre)

Teatro Kabuki

Aunque se trata de un problema bastante pequeño en el contexto de los retos más amplios que plantea el regreso de la música en directo, la forma en que un artista aborda la pandemia durante una actuación no es un asunto menor. ¿Es insensible parecer demasiado feliz por estar de vuelta? ¿Es demasiado deprimente insistir en las tragedias de los últimos 18 meses? Y si el tono adecuado se encuentra en algún lugar de la amplia brecha entre ambos, ¿cómo se navega por ella?

  La estación gran teatro príncipe pío

Aunque el reciente relanzamiento de los espectáculos de Broadway orientados al rock de David Byrne y Bruce Springsteen tuvo en muchos sentidos un retorno más fácil que los actos en gira -las residencias de semanas en un solo teatro implican pocos viajes y traslados de equipos-, ambos se enfrentaron a un enorme desafío en cuanto a cómo adaptar e incorporar la pandemia a sus representaciones temáticas. Por supuesto, se trata de espectáculos muy diferentes, pero el hecho de que ambos hayan montado sus segundas funciones en el St. James de West 44th Street -Byrne básicamente se hizo cargo del teatro después de que la función de verano de Springsteen se cerrara el fin de semana del Día del Trabajo- invita a una breve comparación entre ambos.