Escultura en el realismo

Escultura en el realismo

Expressio

El realismo en las artes es, por lo general, el intento de representar la materia con veracidad, sin artificialidad y evitando la ficción especulativa y los elementos sobrenaturales. El término se utiliza a menudo indistintamente con el de naturalismo, aunque estos términos no son sinónimos. El naturalismo, como idea relacionada con la representación visual en el arte occidental, busca representar los objetos con la menor distorsión posible y está vinculado al desarrollo de la perspectiva lineal y el ilusionismo en la Europa del Renacimiento[1] El realismo, aunque se basa en la representación naturalista y se aleja de la idealización del arte académico anterior, se refiere a un movimiento histórico artístico específico que se originó en Francia tras la Revolución Francesa de 1848. Con artistas como Gustave Courbet que sacaban partido de lo mundano, lo feo o lo sórdido, el realismo estaba motivado por el renovado interés en el hombre común y el auge de la política de izquierdas[2] Los pintores realistas rechazaron el romanticismo, que había llegado a dominar la literatura y el arte franceses, con raíces en los últimos años del siglo XVIII.

Surrealismo

Cuando Hamo Thornycroft expuso en 1880 su Atleta poniendo la piedra, la primera de una serie prevista de pequeñas estatuas que ilustraban los juegos ingleses y que nunca llegó a materializarse, Gosse describió cómo los críticos estaban desconcertados por el naturalismo de la superficie y el modelado de las piernas delgadas pero musculosas del joven; veían la figura como duramente realista y carente de reserva clásica (200). El clásico Ícaro de Gilbert de 1884 es aún más puntilloso en la representación completa de todos los detalles: no sólo los cordones y las plumas dentadas de las alas, cuya nítida fundición fue discutida por los críticos, sino cada músculo ondulante del cuerpo y, en la versión original a escala real, incluso las venas del dorso de la mano derecha del sujeto. Ambos escultores iban a mantener esta actitud de plasmar los detalles naturalistas en el bronce. En la estatua de Gilbert de John Howard en Bedford, de 1890-94, se representa cada bulto, cada pliegue, cada arruga del cuerpo o del material, y lo mismo ocurre en principio en el Gladstone de Thornycroft en el Strand, de 1899-1905.

  Caracteristicas de las esculturas

Post-impre

El realismo en las artes es, en general, el intento de representar la materia con veracidad, sin artificialidad y evitando la ficción especulativa y los elementos sobrenaturales. El término se utiliza a menudo indistintamente con el de naturalismo, aunque estos términos no son sinónimos. El naturalismo, como idea relacionada con la representación visual en el arte occidental, busca representar los objetos con la menor distorsión posible y está vinculado al desarrollo de la perspectiva lineal y el ilusionismo en la Europa del Renacimiento[1] El realismo, aunque se basa en la representación naturalista y se aleja de la idealización del arte académico anterior, se refiere a un movimiento histórico artístico específico que se originó en Francia tras la Revolución Francesa de 1848. Con artistas como Gustave Courbet que sacaban partido de lo mundano, lo feo o lo sórdido, el realismo estaba motivado por el renovado interés en el hombre común y el auge de la política de izquierdas[2] Los pintores realistas rechazaron el romanticismo, que había llegado a dominar la literatura y el arte franceses, con raíces en los últimos años del siglo XVIII.

  Marcas de vajillas españolas

Artistas de escultura del realismo

En su sentido específico, el realismo se refiere a un movimiento artístico de mediados del siglo XIX caracterizado por temas pintados de la vida cotidiana de manera naturalista; sin embargo, el término también se utiliza generalmente para describir obras de arte pintadas de manera realista casi fotográfica

Hasta el siglo XIX, el arte occidental estaba dominado por la teoría académica de la pintura histórica y el alto arte (grand manner). Las convenciones artísticas regían el estilo y la temática, lo que daba lugar a obras de arte que a menudo parecían artificiales y alejadas de la vida real.Luego, el desarrollo del naturalismo empezó a ir acompañado de un creciente énfasis en el realismo de la temática, es decir, temas ajenos a la tradición del arte elevado.El término realismo fue acuñado por el novelista francés Champfleury en la década de 1840 y en el arte se ejemplificó en la obra de su amigo el pintor Gustav Courbet. En la práctica, la temática realista significaba escenas de la vida campesina y obrera, la vida de las calles de la ciudad, los cafés y los entretenimientos populares, y una creciente franqueza en el tratamiento del cuerpo y los temas sexuales. El término implica generalmente una cierta crudeza en la elección del tema. El realismo también se aplica como un término estilístico más general a las formas de pintura de enfoque nítido, casi fotográfico, independientemente del tema, por ejemplo, las primeras obras prerrafaelistas, como la Ofelia de John Everett Millais.

  La escultura de moises