Museo de la real colegiata de san isidoro

León, españa

La nueva iluminación ornamental del Panteón Real de la Colegiata de San Isidoro de León, es una realidad gracias a un amplio proceso de renovación acorde a las necesidades y relevancia de esta capilla construida en el siglo XI, llevado a cabo por la Fundación Iberdrola.

El proyecto de renovación, que ha supuesto una inversión de 87.000 euros, se ha llevado a cabo gracias al convenio de colaboración firmado entre Iberdrola, a través de su Fundación en España, y el Cabildo de la Colegiata de San Isidoro de León en junio de 2017, cuyo objetivo era desarrollar y ejecutar un proyecto de iluminación ornamental en esta capilla para resaltar las excelencias de sus bienes culturales.

En el proyecto se han utilizado proyectores LED con una reproducción cromática superior al 98%, lo que permite obtener una percepción del color totalmente fiable y una temperatura de color de 3000ºK, muy similar a la luz solar. Se han aprovechado al máximo las ventajas de la tecnología LED por ser la más respetuosa con las pinturas, ya que no emite luz infrarroja ni ultravioleta.

Panteón real de san isidoro

De planta de cruz latina, tiene una nave, capillas laterales, en las que destaca la cruz, y la parte superior es plana. Las capillas alternan formas cuadradas y rectangulares, y están conectadas entre sí. El tratamiento del espacio interior crea un gran valor visual, tanto en la estructura y ritmo de las capillas y galerías, donde se combinan los vanos adintelados y de medio punto, como en la rica decoración realizada por Ventura Rodríguez en el siglo XVIII. La fachada tiene un cierto toque civil y palaciego. En su parte superior, hay dos torres cuadradas inacabadas.

En 1936 fue incendiada. La destrucción de las cubiertas fue casi total y la cúpula central se derrumbó, siendo reconstruida y restaurada después de la Guerra Civil por Javier Barroso, que también consiguió llevar a cabo la finalización de las torres inacabadas al mismo tiempo.

Colegiata de san isidoro

Basílica San Isidoro de LePanteón Real frescosColegiata Real de San Isidoro. Panteón Real. Bóveda del siglo XII de La Última Cena. Detalle de San Macías sirviendo una copa de vino y el gallo de la Pasión. Arte románico. Fresco. ESPAÑA. CASTILLA Y LEÓN. Museo de la Real Colegiata de San Isidoro.

Real Colegiata de San Isidoro. Panteón Real. Bóveda de la Última Cena del siglo XII. Detalle de San Macías sirviendo una copa de vino y el gallo de la Pasión. Arte románico. Fresco. ESPAÑA. CASTILLA Y LEÓN. LeMuseo de la Real Colegiata de San Isidoro

Impresión enmarcada en madera de 20×16 que incorpora un efecto de mate digital. Las dimensiones exteriores totales son 22×18 pulgadas (559x457mm). La parte trasera del marco tiene un papel de soporte marrón, un soporte para colgar y topes en las esquinas. Acristalado con plástico estireno duradero para proporcionar un acabado prácticamente irrompible similar al vidrio, que se limpia fácilmente con un paño húmedo. El tamaño máximo de la imagen impresa es de 16 «x12».

Descubrimiento de la basílica de san isidoro

Al lado de la basílica, a la izquierda de la puerta principal, se encuentra la entrada al Museo de la Basílica, que comprende la Bóveda de la Sepultura Real, el Claustro, la Casa del Tesoro y la Colección de Códices. Los tickets de entrada son para los cuatro.

Fernando I y su esposa, la Gueen Sancha, fueron enterrados en el Monasterio de San Juan Bautista de León, que cambió su nombre por el de San Isidoro cuando los restos del Santo sevillano fueron trasladados al monasterio en 1063, a petición de Fernando I, que quiso que las reliquias del ilustre y sabio arzobispo sevillano descansaran en la ciudad de León.

Al final de su vida, se retiró a un monasterio de León donde permaneció hasta su muerte en 1101 y fue enterrada en el Panteón Real de la Basílica de San Isidoro, donde también fueron enterrados sus padres y dos hermanos.