Biografia de auguste rodin

Pronunciación de auguste rodin

François Auguste René Rodin (12 de noviembre de 1840 – 17 de noviembre de 1917) fue un escultor francés[1] considerado generalmente como el fundador de la escultura moderna[2]. Rodin poseía una habilidad única para modelar en arcilla una superficie compleja, turbulenta y profundamente embolsada. Es conocido por esculturas como El pensador, Monumento a Balzac, El beso, Los burgueses de Calais y Las puertas del infierno.

Muchas de las esculturas más notables de Rodin fueron criticadas, ya que chocaban con las tradiciones predominantes de la escultura figurativa, en la que las obras eran decorativas, formulistas o muy temáticas. Las obras más originales de Rodin se apartaron de los temas tradicionales de la mitología y la alegoría. Modeló el cuerpo humano con naturalismo, y sus esculturas celebran el carácter individual y la fisicalidad. Aunque Rodin era sensible a la controversia que rodeaba su obra, se negó a cambiar su estilo, y su continua producción le valió el favor del gobierno y de la comunidad artística.

Constantin brâncuși

François Auguste René Rodin (12 de noviembre de 1840 – 17 de noviembre de 1917) fue un escultor francés[1] considerado generalmente como el fundador de la escultura moderna[2]. Rodin poseía una habilidad única para modelar en arcilla una superficie compleja, turbulenta y profundamente embolsada. Es conocido por esculturas como El pensador, Monumento a Balzac, El beso, Los burgueses de Calais y Las puertas del infierno.

Muchas de las esculturas más notables de Rodin fueron criticadas, ya que chocaban con las tradiciones predominantes de la escultura figurativa, en la que las obras eran decorativas, formulistas o muy temáticas. Las obras más originales de Rodin se apartaron de los temas tradicionales de la mitología y la alegoría. Modeló el cuerpo humano con naturalismo, y sus esculturas celebran el carácter individual y la fisicalidad. Aunque Rodin era sensible a la controversia que rodeaba su obra, se negó a cambiar su estilo, y su continua producción le valió el favor del gobierno y de la comunidad artística.

El pensador

Auguste Rodin (nacido Francois Auguste Rene Rodin; 12 de noviembre de 1840 – 17 de noviembre de 1917) fue un artista y escultor francés que rompió con la tradición académica para infundir emoción y carácter a su obra. Su escultura más famosa, «El pensador», es una de las más conocidas de todos los tiempos.

Nacido en el seno de una familia obrera de París, Auguste Rodin comenzó a dibujar a los 10 años. Entre los 14 y los 17 años, asistió a la Petite École, una escuela especializada en arte y matemáticas. Allí, Rodin estudió dibujo y pintura. En 1857, presentó una escultura a la École des Beaux-Arts para intentar ser admitido, pero fue rechazado tres veces.

Tras dejar la Pequeña Escuela, Rodin trabajó durante los siguientes veinte años como artesano creando detalles arquitectónicos. El servicio en la guerra franco-prusiana de 1870-1871 interrumpió brevemente este trabajo. Un viaje a Italia en 1875 y la oportunidad de ver de cerca las esculturas de Donatello y Miguel Ángel impactaron fuertemente en la obra de Rodin. En 1876, realizó su primera escultura de tamaño natural titulada «La edad del bronce».

Auguste rodin esposa

François Auguste René Rodin (12 de noviembre de 1840 – 17 de noviembre de 1917) fue un escultor francés[1] considerado generalmente como el fundador de la escultura moderna[2]. Rodin poseía una habilidad única para modelar en arcilla una superficie compleja, turbulenta y profundamente embolsada. Es conocido por esculturas como El pensador, Monumento a Balzac, El beso, Los burgueses de Calais y Las puertas del infierno.

Muchas de las esculturas más notables de Rodin fueron criticadas, ya que chocaban con las tradiciones predominantes de la escultura figurativa, en la que las obras eran decorativas, formulistas o muy temáticas. Las obras más originales de Rodin se apartaron de los temas tradicionales de la mitología y la alegoría. Modeló el cuerpo humano con naturalismo, y sus esculturas celebran el carácter individual y la fisicalidad. Aunque Rodin era sensible a la controversia que rodeaba su obra, se negó a cambiar su estilo, y su continua producción le valió el favor del gobierno y de la comunidad artística.